Contacto  Impresión  Login 
Página de inicio > Nuestra forma de vida > El santuario hogar
Actualidad
Nuestro Instituto
Nuestra espiritualidad
Nuestra forma de vida
 El santuario hogar
 Instituto secular
 Costumbres
Centro espiritual

El santuario hogar

Damos testimonio de una experiencia espiritual especial: Dios y la Virgen están presentes en nuestra casa y allí actúan.

"Tomen la imagen de la Santísima Virgen y colóquenla en un lugar de honor en sus hogares. Así ellos se convertirán en pequeños Santuarios en los que la imagen de gracias mostrará el poder de sus gracias, creará una tierra santa familiar y formará miembros santos en la familia."
(P. Josef Kentenich, Brief aus Santa Maria, 15.4.1948)

Los "rincones dedicados a Dios" que había tradicionalmente en los hogares católicos encuentran una forma concreta en el santuario hogar. La eficacia del santuario hogar tiene su fundamento en el acontecimiento fundacional de Schönstatt, el 18 de octubre de 1914, cuando la Virgen se estableció en el santuario y desde ahí comenzó a actuar mediante sus gracias. Cuando el padre Kentenich estuvo en Milwaukee/USA trabajando con familias, una madre le preguntó. "¿No podríamos pedirle a la Madre de Dios que, como en el santuario original, se establezca en nuestros hogares para que obre milagros de gracias?" Esto fue para el padre Kentenich el desencadenante para que, asumiendo conscientemente lo que ya había, fundara el santuario hogar. Esto ha supuesto para muchísimas familias una experiencia espiritual de la presencia y la actuación de Dios en sus propios hogares.

Con los años se ha establecido la costumbre de consagrar cada santuario hogar en una ceremonia festiva, incluyendo las intenciones de la familia en la oración de consagración. Así el santuario hogar pasa a ser el centro espiritual de la vida de la familia y los niños crecen en este mundo de valores. En torno a este lugar la familia vive el año litúrgico con toda su riqueza.

El santuario tiene también una orientación apostólica para todas aquellas personas que llegan a la casa y perciben algo de la vida que se irradia desde ese santuario. La vida en torno al santuario hogar es, para nuestras familias, la ayuda fundamental para desenvolverse en un mundo cada vez más plural y carente de Dios. Les ayuda a experimentar a Dios en la vida diaria y configurarla en alianza con El.

© Instituto de Familias de Schönstatt 2005 - 2014